sábado, mayo 03, 2003

Yo m kedo aki a tender mi pena al sol en la cuerda d tender desolacion.
Luego empezare a coser "te quieros" en un papel,
i a barrer el querer con los pelos de un pincel.


La naturaleza humana es curiosa. Si señor. Muy curiosa. Tendemos a volvernos locos, pensando sobre lo q opinaran los demas d nosotros... demasiado asustados como para pregruntar, demasiado preocupados como para pensar en otra cosa. Algunos logramos, tras muchas lagrimas i dolor, pasar de ello, superarlo, o al menos eso pensamos, hasta que aparece alguien q nos demuestra q eso no era mas q una triste falacia... y q nos preocupa lo q piense d nostros como si nuestra vida dependiera de ello.

El caso es que, despues de mucho esfuerzo, casi consigues pasar d esa sensacion, ignorarla, obviarla... hasta que sucede algo q t vuelve mas vulnerable q antes. Algo q t hace pensar "no kiero q m recuerden solo x ser tan pasota, distante, reservad@, etc etc... ". Si, sé q no parece tener mucha relacion, pero cuanto mas pasas d lo q piensan los demas sobre ti, mas distante tiendes a volverte. Esta comprobado. Y, si no, piensalo friamente y veras q tengo razon. Pero cuando t das cuenta suele ser demasiado tarde. Ya no sabes abrirte a los demas. Te has vuelto tan autosuficiente que no sabes como. De hecho, quieres hacerlo... pero como ya careces d la medida para dejar entrar a la gente, dejas entrar a alguien demasiado. Y eso te vuelve mas vulnerable q antes. Tantas capas exteriores hacen q el interior no haya sabido endurecerse... y sea demasiado facil de dañar.

Lo mas gracioso es q t das cuenta d q empiezas a descuidarte. Y no m refiero al fisico. Sino q, de repente, tu orden d prioridades cambia... y lo q antes era blanco o negro ahora tiene demasiados tonos d gris... Es curioso, pero tb coincide con que tu capacidad d concentracion se convierte en la d una mosca... Y entonces te das cuenta. DIOS MIO! ESTAS CAMBIANDO! Por primera vez en mucho, demasiado, tiempo vuelves a depender d alguien... y muchas alarmas saltan en tu cabeza. pero es tarde. Alea jacta est, como decia Julio.

Bueno... supongo q dormir poco tiene como consecuencias estas ralladas nocturnas... asi q ya sabes. Se bueno... e intenta ser feliz.

Hoy tendré los pies en la tierra comprendiendo la realidad y la mirada en las estrellas para inventar mi porvenir.

No hay comentarios:

Suscribete al Blog