martes, diciembre 27, 2005

Sin comentarios al respecto...




Y menos mal que no hablan sobre las becas de estudios... ahi directamente tienes que matar al dragón.


viernes, diciembre 23, 2005


Todos los años por estas fechas escribo un post criticando la navidad... y este año no iba a ser menos. Sigo pensando que en esta epoca la hipocresia humana llega a limites insospechados, y la gente se esfuerza mas en aparentar que en vivir el autentico espiritu navideño... En gastar dinero que en preocuparse en realmente hacer regalos que cuenten, que hagan que la persona que los abrá se quede mirandolos sorprendida y con una sonrisa en los labios...
Todos los años, ese post hace que llegue a tener autenticas broncas con determinadas personas, perdón, hacía que llegase a tenerlas... este año me niego directamente a ello, puesto que no sabía "vivir" el espiritu de la navidad o alguna tonteria del estilo... Realmente, tenía intención de escribir algo igual de ácido que siempre...
Y entonces llegó el cartero. Y tenía una carta para mi... Vi el remitente y sonreí... es decir, es típico que me lleguen felicitaciones, como a todo el mundo. Abrí el paquete, y me quedé mirando su contenido unos minutos, la sonrisa mas pronunciada, negando lentamente. Y recordé lo que realmente significan las navidades para mí. Y como, de golpe, se me quitaron las ganas de despotricar porque, con ese simple gesto, esa persona ha conseguido que por primera vez, en muchos días, me sienta... sencillamente bien. Alegre. No sé bien expresarlo con palabras.
Después, otra persona, hablando conmigo, hizó que esa sensación creciese... Y bueno, me pusé a escribir este post.
A muchos puede pareceros estupida mi reacción (tal vez me este ablandando... no lo sé) pero... pero es la gente así la que hace que sienta la pena que merece la pena seguir adelante, seguir luchando, seguir teniendoles a mi lado... Es la gente así por la que celebro la Navidad, la que da sentido a estas fiestas.
Porque son mis amigos.

Feliz navidad a todos.

viernes, diciembre 09, 2005

Alma roja, Alma rota.

"Todo el mundo merece una segunda oportunidad"


El otro día me compré el tercer tomo de Blacksad, y debo decir que es totalmente glorioso. En concreto, dos de sus páginas me hicieron quedarme mirandolas, bebiendo directamente de las imagenes, tratando de imaginar lo que pensarían los protagonistas en esos momentos... lo dicho, algo muy recomendable. Sin embargo, como en cada número de Blacksad, he acabado la lectura con un sabor agridulce.

Es decir, este es uno de esos pocos comics, tal vez de los que leo ultimamente sólo se le acerquen Fables y Gotham Central, con el que es demasiado facil identificarse, o identificar cosas y que te asalten ganas de llorar. La ira, la frustración, la pérdida, la dicotomia entre lo que deseamos y lo correcto... todos temas serios que la gente, normalmente, no identifica con los comics... claro, "sólo" son dibujos sobre papel maché.

Imaginaos, por un momento, el tener que elegir entre a quien amas, o crees que amas, y lo que es correcto... como ese Blue Boy en "El último castillo"... ver como, poco a poco, la violencia a tu alrededor te va invadiendo, como a Montoya en Gotham Central, el miedo al ver como la persona a quien amas se transforma, y que no puedes hacer nada para evitarlo, como Daria en Gotham Central... o sencillamente el poder enfrentarte a lo innombrable porque sabes que, al final del día, no hay nadie esperandote en casa...

Todo cuestiones sumamente serias, si me permitis decirlo. Cuestiones que nadie esperaria que surgiesen de la lectura de un comic... como nadie esperaba que quien ha leido V de Vendetta no pueda evitar sentir miedo al pensar "estoy ya lo he vivido" o nadie espera que leas Neverwhere (O Midnight Nation) y luego identifiques a sus protagonistas yendo por la calle... Reflexiones profundas estas, supongo, pero ya sabeis que, en ocasiones, tengo demasiado tiempo para pensar... y eso nunca es bueno.

Finalmente, supongo que os preguntareis el motivo del titulo del post... despues de todo no tiene nada que ver con lo que he hablado. Bueno, Alma Roja es el nombre del tercer tomo de Blacksad (por cierto, me lo firmo Diaz Canales). "Todo el mundo tiene derecho a una segunda oportunidad" es el motivo por el que el personaje perdió más de lo que, probablemente, ganó por el cambio... pero era lo correcto. Y el alma rota... bueno, eso os lo contaré en otra ocasión.

Suscribete al Blog