lunes, julio 23, 2007

"But you just can't beat the intangibles . . . ."


La gente verá esta entrada como una muestra más de que tengo demasiado cariño a mi ordenador, de que esto no es sano, y un largo etc. Todo porque, al formatear, he perdido algunos datos y me ha sentado como una patada en la boca (por suerte no he perdido los más vitales, pero los que se han perdido por un error a la hora de copiar directorios me han sentado fatal).
¿El motivo? Los intangibles. Los datos que he perdido eran un año y medio recolectando citas y recopilandolas. Para muchos una tontería, para mí una afición. ¿Los que casi pierdo? Año y medio de trabajo: relatos, trabajos de la universidad, manipulación fotográfica, diseño 3D, artículos, etc.
Todo ello irrepetible, y que me ha supuesto horas de trabajo durante más de año y medio. En circunstancias normales muchas de esas cosas no supondrían nada ya que, admitamoslo, nada de eso ganará ningún premio, tiene un contrato de distribución, ni nada por el estilo. Económicamente valen tanto como el aire que respiro. Nada. Sin embargo todos sabemos lo que pasa cuando se acaba ese aire.
Lo cual demuestra, una vez más, que las cosas más valiosas no lo son por que se les pueda poner un precio de ningún tipo. Lo son porque para alguien, en algún lado, su pérdida supondría un mazazo.
Ya pueden ser datos, imagenes, textos o personas. Un sentimiento o, yo que sé, una casa en una ciudad. Muchas veces son cosas que nos hacen decidirnos por un trabajo u otro, un lugar donde vivir, una profesión que aprender... son esas cosas que no podemos explicar porque son tan importantes pero que, sin embargo, lo son.
Y diréis "vale, pero de todas maneras, perder tu disco duro tampoco es para tanto". ¿Mi respuesta? Puede que no... pero piensa como te sentirías perdiendo todo lo que has escrito, por obligación o por placer, durante año y medio.

5 comentarios:

laparca dijo...

No sé, desde el punto de vista de alguien que en ocasiones no se encuentra en frente de un ordenador, no veo donde está la estrañeza.

Toda las cosas tienen valor, este puede ser sentimental, econonómico, etc. o proveniente del tiempo gastado (o de todo un poco).

Profesor James Moriarty dijo...

pues... que quieres que te diga... para mi las cosas intangibles son mas importantes que muchas cosas por ejemplo los datos las conversaciones los recuerdos, la amistad, el aire...
todas esas cosas que hacen del ortega el yo y las circunstancias...

laparca dijo...

Va, esta mañana se me ha ocurrido la idea genial. Por supuesto que todo eso tiene valor y más desde que los discos de los triunfitos no los regalan con las galletas, sino que te hacen pagar un paston por ellos y eso que no valen nada :P

Jael dijo...

Yo me habría cogido un berrinche enorme de perder los datos... Pero bueno, yo los tengo en el Mac, y los copio en un disco duro y el PC de mis padres xD

Ekino dijo...

Manda huevos que las cosas que más valen sean las que menos pesan, los intangibles, y que todavía existan expresiones como "vale su peso en oro".

Suscribete al Blog