miércoles, diciembre 24, 2008

A veces

Es curiosa la manera en que funciona el ser humano. Somos animales sociales, como todos habremos oido en alguna ocasión, y necesitamos estar en sociedad para poder vivir y por nuestra salud mental. De hecho tendemos a apoyarnos en los demás de diversas maneras, aunque sólo sea para decir lo mal que nos cae el tío de al lado.
El problema llega cuando esos pilares, por el motivo que sea, nos dejan.
Entonces es cuando toda nuestra paz interior se va a hacer gargaras y nuestro equilibrio se rompe. Menuda tontería, pensarán algunos, pero a las personas que les ocurre les cuesta demasiado tiempo el recuperarlo. Y cuando lo hacen ya nada es lo mismo.
A veces es como sentir que has perdido partes de tu alma en el proceso. Como dice uno de mis profesores: todo tiene un peaje. En este caso el peaje por recuperar tu paz interior es una parte de tu alma.
En otras ocasiones es la inocencia... cuando crees que las personas son seres buenos y leales por naturaleza y descubres que, en realidad, todo el mundo te pegará la puñalada a la más mínima. Aceptemoslo: somos una raza de oportunistas.
Sin embargo, y con esfuerzo, podemos superar esas cosas, teniendo en cuenta los peajes antes mencionados, y, eventualmente, volver a vivir. El problema reside en que volvemos a necesitar alguien en quien apoyarnos, aunque sólo sea para decir lo tonto que nos parece el tío de al lado y... os haceis cargo, ¿no?

4 comentarios:

Vircoph dijo...

El verdadero problema no es que todo tenga un precio. El verdadero problema es pretender obviar u olvidar que lo tiene.

Sí, perder un pilar duele. Sí, cuesta tiempo recuperarse de un batacazo así. Sí, cuando lo haces ya nada es lo mismo.

Pero es que esas tres ultimas cosas son naturales. Cuando una persona cambia, cambia todo su mundo. Si lo natural es cambiar, evolucionar, sea de forma pacífica o sea a base de leches, ¿Cual es el verdadero problema?

Pretender que nos va a salir gratis. Cuando, desde el principio, se nos dejaron claras dos cosas:

-Que en esta vida nada es gratis.
-Y que nadie dijo que fuera a ser sencillo.

Besos guapa. :*
Se te quiere, digas lo que digas ^^

Virc.

Pícara dijo...

Ey, pero a pesar de todo sigue habiendo gente buena y maja, de la que si se va due dedad que jamás dará una puñalada. Son pocos y cuesta mucho encontrarlos, pero ahí están =)

laparca dijo...

(Spoiler, se parece al de vircoph)

Yo creo que el coste no es el alma o inocencia, sino la sabiduría. El haber aprendido algo nuevo, nuevos matices de las cosas y de como tratar a la gente. No siempre puedes esperar que la gente sea buena ni que siempre sea mala.

Es verdad que hay golpes que son duros, nos acostumbramos a estar con alguien, nos acomodamos y luego eso puede cambiar. Ya el modo de ese cambio puede afectarnos más o menos y nuestra propia situación. Pero yo creo que no debe verse como algo malo, las cosas cambian, nosotros mismos estamos constantemente cambiando.

Yo creo que con el tiempo se madura, se ven las cosas de otro modo. Es esa inocencia la que hace que las cosas sean más duras, la visión idílica de las cosas que nos inculcan desde pequeños y que cuando crecemos y nos damos el batacazo vemos que no eran así. Y a veces hay que darse muchas ostias...

Lo que uno no debe hacer es esconderse por si vuelve a pasar, aislarse para que no te puedean volver a dejar porque en ese caso lo que te pasa es lo que dices por la soledad.

Y por último decir, que esto creo que habría sido más divertido si lo hubiera escrito borracho xD

slv dijo...

Es una putada lo del coste y en particular cuando te hacen pagar por algo que no quieres.

Suscribete al Blog