jueves, enero 15, 2009

A long time ago...





La música sonaba en el interior del salón donde se celebraba el banquete de bodas mientras yo estaba en la terraza a solas con mi whisky. Realmente lo necesitaba esa noche, pese a que no suelo beber. Tal vez, con la suficiente cantidad de alcohol en mi cuerpo, dejase de doler. Lo más probable es que siguiese doliendo igual, sólo que al día siguiente me preocupase más la resaca que mi corazón herido. Pensándolo bien, eso era también un buen aliciente.
Seguía con mi whisky dándole vueltas a como me había dejado convencer para ir a ver como se casaba mi primer, y único, amor con alguien que no era yo cuando sentí que alguien se aproximaba. Dejando de admirar el paisaje para ver cual de los muchos desconocidos que también habían sido invitados a la boda era me sorprendí, y bastante, al comprobar que era alguien conocido. De hecho era el padre de la novia. El hombre me conocía desde que apenas levantaba dos palmos del suelo y me había visto pasar por todas las etapas posibles. Supongo que habría salido para escapar del calor y para comprobar que hacía aquí, a solas con un vaso de whisky que ni siquiera se podía decir que era del bueno.

- Buena fiesta, ¿verdad? Definitivamente tengo que acordarme de este sitio para otros banquetes como este.- Siempre me sorprendió la manera que tenía de iniciar las conversaciones. Ahora me diría lo majo que era su yerno y lo feliz que iban a ser. Justo lo que yo hubiese dado cualquier cosa por no tener que oír, ni ver ya puestos a pedir, pero que, como padre orgulloso, recalcaría.- De todas maneras... era más feliz contigo, ¿sabes? - En algún momento desde que acabo la frase hasta que conseguí volver a respirar sin ahogarme con el whisky mi cerebro acabó de procesar lo que había dicho. Que yo supiese, él nunca había sabido que su hija y yo habíamos estado saliendo, ¿verdad? - Pero es su decisión...
- ¿Qué? ¿Cómo sabía...?- No era una muestra extrema de elocuencia, desde luego. Lo achaco a los whiskies que había tomado antes del que casi consigue ahogarme.- Pero era lo que ella quería... y lo que creía que querían ustedes...
- ¿Qué te tengo dicho de seguir llamándome de usted después de todos estos años? Que alguna vez incluso tuve que cambiarte los pañales cuando tus padres te dejaban a nuestro cuidado... Y no se puede decir que la discreción sea uno de los puntos fuertes de mi hija. Además, la sonrisa con la que volvía cada vez que iba a "dar una vuelta contigo" en aquella época, y el hecho de que efectivamente iba contigo y no era una excusa para salir con otra persona, daba pistas.- A esas alturas él sonreía con los recuerdos y yo no sabía muy bien donde meterme. De hecho estaba rezando para que la tierra me tragase.- Siempre me pregunté que ocurrió para que, de la noche a la mañana, pareciese que habías desaparecido de su vida... Me sorprendió mucho el que aceptases venir a la boda, conociéndote como te conozco. Hasta que recordé que siempre quisiste verla feliz aunque eso te matase en ocasiones. Y respecto a lo que su madre y yo queríamos para nuestra hija... el problema esta en que siempre ha actuado sobre lo que piensa que queremos, sin preguntar que es lo que realmente queremos. Y sin darse cuenta de que, en lo que a su felicidad respecta, lo importante debería ser lo que ella quiera, no lo que nosotros o nadie desee.- En aquel momento creo que le miraba como si fuese la primera vez que le veía y él me sonreía triste, dándome un par de palmaditas torpes en la espalda.- De todas maneras... no te preocupes demasiado. Al final el tiempo pone todas las cosas en su sitio. O eso dicen. Y ahora será mejor que vuelva dentro... seguramente mi mujer se ande preguntando donde estoy. Pasate a saludarnos la próxima vez que estés por el barrio, ¿de acuerdo?

Se marchó de nuevo donde estaba la fiesta sin esperar que le contestase, dando por seguro como los dos sabíamos cuando todavía no había terminado de formular su petición que iría, y yo me quedé mirándole tratando de cerrar la boca y que mis ojos no se saliesen de sus órbitas. Definitivamente esa no era la conversación que esperaba tener con el padrino. Y, sobretodo, me llenaba de intriga la última frase... ¿Por qué parecía que había más en la invitación de boda que lo que parecía al principio una simple vuelta a trabar contacto? Bueno, tal vez el tiempo lo diría. De todas maneras no quería la esperanza de que, efectivamente, hubiese alguna posibilidad de algo. Después de todo era ella quien me había echado de su vida todos esos años atrás. Y quien se acaba de casar con alguien que, evidentemente, no era yo. Además lo que ocurrió entre ella y yo... fue hace mucho tiempo, demasiado.
Todo había cambiado.
Curiosamente, todo parecía igual.

Finis.

Tiempo que falta para cambiar a http://blog.thangtar.es

4 comentarios:

Profesor James Moriarty dijo...

esta historia no tendrá a una irlandesa por protagonista, ¿no? aunque el video le pega un mogollón. VM rules.


pd. feliz migración

Raven dijo...

Al final el tiempo pone todas las cosas en su sitio.

O eso dicen

laparca dijo...

(set mode emo on)
Pues sí, Raven, el tiempo pone todas las cosas en su sitio... el olvido y la tumba.
(set mode emo off)

Alphard dijo...

Y a pedido del público ;P...Leí como hace mucho lo volví hacer. Me hubiera gustado escuchar la música adjunta. Pero no se pudo :S Sé que pude haberla buscado pero no quise :P Le puse mi propia melodía :P (River flows in you de Yiruma) inadecuada o no, era lo que estaba escuchando :P es el compositor que me llevo a querer estudiar piano :D. Que por cierto, ya me inscribí!! empiezo el 7 de abril. Y tú?? consultaste las clases de bajo??... Vale...vale...Sin más rodeos a lo que iba. Lo que dijo su padre tiene razón: "Hasta que recordé que siempre quisiste verla feliz aunque eso te matase en ocasiones."...Siempre se es capaz de renunciar a la felicidad de uno mismo por lograr que esa persona tan especial lo sea, aunque su felicidad no dependa de nuestra compañía...si me entiendes, verdad…porque me parece que está enredado ..:S …Nad…si se entiende. Las últimas palabras me gustaron: “Todo había cambiado. Curiosamente, todo parecía igual.” Por qué? Porque sí, las cosas llegan a cambiar pero siempre hay algo que nos hace ver que siguen siendo iguales.
Una melodía para deleitarse. Kiss the rain – Yiruma.
Dewsito!

Suscribete al Blog